Graco Inc.

Renovación de las paredes de los tanques de una depuradora de aguas residuales

Un aplicador recibió el encargo de renovar los tanques de contención secundarios de la depuradora de aguas residuales de la ciudad polaca de Tomaszów Mazowiecki. El deterioro causado por las propias aguas residuales en el antiguo hormigón y en la protección de su superficie hacía necesaria una renovación. El área total que se debía restaurar era de 2000 m² con una planificación de las obras en tres fases.

En primer lugar fue necesario limpiar el antiguo hormigón, una labor que se llevó a cabo con un equipo hidrodinámico a 1000 bar. El siguiente paso consistió en volver a perfilar el hormigón con una capa adherente de Inducret Bis 0/2 para, posteriormente, rellenar los orificios del hormigón con Inducret Bis 5/40. Una vez finalizadas la limpieza y la preparación del hormigón, se procedió a la aplicación del aislante mineral Inducret Kis 0/2. Estos trabajos se completaron en veinte días con la participación de cuatro operarios: mientras que los diez primeros días se dedicaron a la reparación y el alisado del hormigón, en los diez días restantes se realizó el enmasillado y el aislamiento.

Reducción a la mitad del tiempo necesario para completar las obras

La pulverización durante la fase de enmasillado y de aislamiento se realizó con una bomba de mortero de Graco. Este sistema permitió acortar el tiempo de trabajo a la mitad en comparación con el allanado manual. El mismo número de personas en las mismas condiciones habría necesitado, como mínimo, 20 días para realizar la segunda fase del trabajo si esta se hubiese realizado a mano.

El espesor adecuado de una sola pasada

Una de las ventajas de utilizar la bomba de mortero es que permite aplicar una cantidad suficiente de producto para conseguir el espesor requerido de una sola pasada. Por el contrario, en el allanado manual se necesitarían dos pasadas y mucho más esfuerzo para lograr el mismo espesor.