Graco Inc.

Cómo controlar los residuos de aceite y alcanzar un aumento de hasta el 22 % en los beneficios derivados de este

El problema del desperdicio de aceite en los concesionarios

En los concesionarios con franquicia, el aceite suele desaparecer sin dejar rastro. El «desperdicio» normalmente consiste en que el aceite entra en el concesionario pero no se factura. Puede derramarse, perderse debido a fugas, cobrarse indebidamente, robarse, utilizarse en demostraciones o trasladarse de un departamento a otro sin que quede registrado. Un estudio llevado a cabo por Castrol demuestra que no controlar los desperdicios de aceite cuesta a las redes franquiciadas unos 60 millones de euros al año, lo que equivale a un 11 % de los beneficios que deja el aceite de motor.

Cómo se abordó el problema

Castrol ejecutó un proyecto interno consistente en evaluar las opciones para actualizar su sistema de administración de fluidos ya existente, con el fin de mejorar la supervisión de la utilización diaria de aceite y reducir los desperdicios. El objetivo principal era encontrar un sistema inalámbrico que ofreciese una transmisión de señales estable, una puesta en marcha sencilla, un control simple, conectividad con el sistema de gestión de concesionarios (DMS, por sus siglas en inglés) y competitividad de mercado.

Un control completo del inventario de fluidos

Graco presentó su Matrix Total Fluid Management System, que proporciona un seguimiento y supervisión automatizados, además de una dosificación de última generación para un control completo del inventario de fluidos de unas instalaciones. Está compuesto por software de gestión, un transceptor, un medidor de matrices, el control de aire de la bomba y un monitor de nivel del tanque. Juntos, estos componentes se comunican entre sí de forma inalámbrica, a través de una señal de RF, para recopilar datos de dispensadores de fluidos, niveles de aceite a granel, depósitos de residuos y mucho más.

Instalado en más de 300 talleres

Graco y Castrol desarrollaron un proyecto piloto de cinco meses de duración con Matrix. Castrol quedó impresionado por las capacidades de Matrix y avaló el sistema como producto de primera categoría adecuado para sus actividades de lubricantes. Se ha introducido en los talleres de Castrol del Reino Unido e Irlanda. Hasta la fecha se han instalado más de 300 sistemas Matrix. El sistema Matrix puede adaptarse al tanque de almacenamiento de aceite de los concesionarios, sin necesidad de cortar tubos y sin apenas trastornos para las actividades del departamento de posventa.

Una mayor rentabilidad y menos desperdicios

Matrix ayuda a los concesionarios de Castrol a supervisar la utilización diaria de aceite, reducir sus desperdicios y aumentar la rentabilidad. Los concesionarios que han instalado el sistema de administración de fluidos Matrix han registrado un aumento de hasta el 22 % en los beneficios logrados con el aceite.