Un verdadero chorreado sin polvo es un mito

La verdad sobre el chorreado sin polvo

En la industria de la preparación de superficies no existe ningún chorreado «sin polvo» o «libre de polvo». Todos los equipos de chorreado abrasivo que funcionan en condiciones normales producen polvo.

Los estudios sobre la calidad del aire han demostrado que las máquinas de chorro abrasivo con vapor más eficaces no suprimen más del 92 % del polvo producido por el chorreado en seco. Los fabricantes que afirman que su equipo es «sin polvo» o «libre de polvo» le pueden inducir a un error.

 

Cómo se produce el polvo

Cuando una partícula de un material abrasivo se rompe, se descompone en subpartículas. Las subpartículas más pequeñas carecen de masa para bajar al suelo en presencia de turbulencias de aire producidas en el proceso de chorreado.

Con un proceso de chorreado en húmedo, la partícula original se encapsula en distintos grados en una camisa de agua. Cuando la partícula se rompe en el impacto, las subpartículas húmedas resultantes son cargadas por el agua y la gravedad las empuja hacia el suelo, a pesar de la turbulencia del aire.

Wet blasting media impacting the surface

Con el chorreado en húmedo, las partículas abrasivas se envuelven en una camisa de agua al impactar contra la superficie.

Sin embargo, algunas subpartículas son tan pequeñas que, aunque estén encapsuladas en agua, no adquieren la masa suficiente para contrarrestar la fuerza de la turbulencia del aire, y permanecen suspendidas en la atmósfera. Además, no todas las subpartículas están encapsuladas en camisas de agua. Las subpartículas emitidas desde el interior seco de la partícula original pueden no humedecerse en absoluto. Por eso, ningún sistema de chorreado en húmedo puede eliminar completamente el polvo.

 

El riesgo económico

Cuando un profesional del chorreado abrasivo invierte en equipos que creen que eliminan el polvo, sus conceptos erróneos pueden ser costosos: se podría asumir razonablemente que, en ausencia de polvo, no habría necesidad de medidas de control de la calidad del aire, ahorrando así tiempo y dinero al profesional mientras se encarga de la contención.

La realidad es que el SSPC clasifica a todos los sistemas de chorreado abrasivo con vapor en la misma clase, y aunque los requisitos son menos estrictos, existen de todos modos. Así que mientras que el aficionado «sin polvo» podría incumplir los estándares de la EPA e ignorar los requisitos de contención, siempre y cuando no tenga vecinos que puedan quejarse, un contratista que trabaje en un proyecto que cumpla con las leyes tendrá que contener las instalaciones con el mismo estándar que cualquier otra chorreadora con vapor.

 

Riesgos para la salud

Las chorreadoras usan protección respiratoria para mantener el polvo, metales pesados y otras partículas dañinas fuera de sus pulmones. Motivo de especial preocupación es el polvo de sílice, que causa silicosis, una enfermedad pulmonar mortal que causa más de 100 muertes al año en EE. UU. Según el CDC, más de 2 millones de trabajadores de EE. UU. siguen expuestos a la sílice cristalina respirable. Un profesional del chorreado abrasivo que trabaja bajo la idea errónea de que su proceso no produce polvo podría asumir que no es necesaria la protección respiratoria.

Peor aún, si su equipo es «sin polvo», entonces ¿por qué no utilizar arena de sílice, que es mucho más abundante y barata que los otros abrasivos? Después de todo, la razón del estigma contra el chorro de arena de sílice es que el polvo de sílice causa silicosis. ¿Cómo podría haber una amenaza de silicosis en un ambiente libre de polvo? Si el fabricante afirma que el sistema es «sin polvo» o «libre de polvo», pero no recomienda el chorreado con arena de sílice, debe ser escéptico sobre esta afirmación. ¿Por qué si no recomendarían el uso de cualquier otro abrasivo que no sea el más económico?

ilustración de una persona inhalando polvo

En 2016, la OSHA implementó una nueva normativa sobre la sílice, que entró en vigor el 23 de junio. Según la página web de la OSHA, la normativa final se creó para evitar el cáncer de pulmón, la silicosis, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y la enfermedad renal en los trabajadores de Estados Unidos al limitar su exposición a la sílice cristalina respirable.

Cuando un fabricante afirma que su equipo de chorreado elimina el polvo, está pisando una pendiente resbaladiza: cuando un profesional cree que su sistema de chorreado no produce polvo, podría llegar a conclusiones potencialmente fatales.
 

Cómo protegerse

Antes de invertir en equipos de chorreado abrasivo, pida al fabricante que le proporcione un informe sobre la calidad del aire elaborado por un tercero fiable y neutral. Cualquier fabricante meticuloso que afirme que sus productos suprimen el polvo habrá hecho lo necesario para descubrir hasta qué punto su producto suprime el polvo, y no hará afirmaciones indefendibles que pongan en riesgo la salud de sus clientes. Para obtener más información sobre los EPI, lea nuestro artículo sobre equipos de protección individual para chorreado abrasivo.

No se crea el mito: el chorro de arena produce polvo, independientemente del equipo.

Contactar con un experto

Introduzca un valor
Seleccione
Introduzca un valor
Introduzca un valor
Seleccione
Introduzca un valor
Introduzca un valor

Contactar con un experto en chorreado

Introduzca un valor
Seleccione
Introduzca un valor
Introduzca un valor
Seleccione
Introduzca un valor
Introduzca un valor
Graco