Mejore el rendimiento de los sistemas termofusibles

Las innovadoras tecnologías termofusibles mejoran el rendimiento y la eficacia de los sistemas de adhesivo termofusibles

Una de las principales debilidades en muchos sistemas tradicionales de adhesivo termofusible es el proceso de fusión o derretido, que se basa en depósitos para calentar el adhesivo. Este depósito tipo "olla de cocción" tarda mucho tiempo en calentar el material y genera un carbonizado de adhesivo que causa la obstrucción de las boquillas termofusibles y averías en el equipo.

Algunos de los nuevos sistemas termofusibles usan cámaras de calentamiento diseñadas específicamente con una relación superficie/adhesivo mejorada, que produce una fusión más rápida y eficiente. A la hora de comprar equipos, es imprescindible informarse bien y hacer las preguntas adecuadas para asegurarse de que estamos adquiriendo un sistema eficaz y fiable que nos proporcione rentabilidad a largo plazo.


Cosas a comprobar al comprar un sistema termofusible

La calidad y la eficiencia de los diferentes sistemas termofusibles varía mucho. Asegúrese de saber lo que está comprando, pensando en las siguientes preguntas:

  1. ¿Se trata de una máquina fiable, o quieren venderme muchos repuestos?
  2. ¿Tendré problemas con la carbonización del adhesivo?
  3. ¿Y con los tapones de las boquillas termofusibles ?
  4. ¿Cuál es el retorno de inversión (ROI) a largo plazo?
  5. ¿Dispone el equipo de una función integrada de control de adhesivo?
  6. ¿Se trata de un equipo seguro para los operarios?
     

Muchos de los nuevos sistemas termofusibles sin depósito ofrecen una respuesta satisfactoria a estas preguntas. Puesto que muchos proveedores anuncian su producto simplemente diciendo que "no tiene depósito", no siempre queda claro si se trata de un verdadero sistema Tank-FreeTM. Por ejemplo, en la Figura 1, la imagen de la izquierda es la de un sistema que se ha vendido asegurando que "no tiene depósito", mientras que el fusor de la imagen inferior es un claro ejemplo de la auténtica tecnología Tank-Free.

En este artículo, explicaremos de qué maneras las nuevas tecnologías termofusibles, como las innovadoras cámaras de calefacción y los sistemas de vacío integrados, mejoran el rendimiento y la eficacia de los sistemas de adhesivo termofusibles.

Figura 1: el fusor de la izquierda se describe como que "no tiene depósito" pero no es cierto. La imagen de la derecha sí es la de un fusor con la auténtica tecnología Tank-Free.

Sistemas integrados de alimentación en vacío

Actualmente, algunas de las últimas tecnologías termofusibles emplean un sistema de vacío integrado para introducir el adhesivo termofusible en el fusor. Con este método, un sensor de ultrasonidos monitoriza de forma constante el adhesivo en la cámara. Se añade adhesivo adicional de manera automática y según sea necesario, dependiendo de las exigencias de la aplicación. El material se añade al ritmo de unos 250 cm3 cada vez, lo que elimina el impacto térmico en el pegamento fundido que podría resultar en problemas por cambio de viscosidad.

Estos sistemas integrados de alimentación por vacío también ahorran mano de obra, ya que no dependen de que nadie vigile el adhesivo. El sistema mantiene unos niveles óptimos de adhesivo de manera automática, conservando el calor en el interior y el polvo y la suciedad en el exterior. También fomenta unos pesos de trazado uniformes al eliminar el impacto térmico.

Relación de volumen área de superficie/adhesivo

La alta relación de volumen área de superficie/adhesivo en los sistemas termofusibles Tank-Free es la razón principal de la reducción del carbonizado y de los tiempos mínimos de arranque. Al eliminar los depósitos de calentamiento y aumentar la superficie de fusión, se logra un sistema de mejora continua con efectos muy positivos en el rendimiento del equipo termofusible. Cuanto mayor sea esta relación, menor será el tiempo de arranque y habrá menos probabilidades de que se forme carbonizado.

Cuando los sistemas no dependen de un depósito, los gránulos de adhesivo se pueden fusionar según sea necesario y se pueden dispensar rápidamente, lo que reduce enormemente la carbonización y la degradación del material causada por la larga exposición al calor.

Figura 2: diagrama con la relación de volumen área de superficie de calentamiento/adhesivo

La carbonización en el adhesivo y las obstrucciones en las boquillas termofusibles

Los depósitos de calentamiento tradicionales almacenan entre 4 y 50 litros de material adhesivo, mientras que los diseños Tank-Free calientan menos de dos litros a la vez, con lo que el adhesivo se calienta más rápidamente (menos de 10 minutos en la mayoría de casos). Esta reducción en el tiempo de arranque tiene un gran impacto en el tiempo de actividad y en toda la vida útil de la máquina termofusible. Por lo tanto, se traduce en una mayor rentabilidad.

En estos sistemas Tank-Free basados en vacío, el adhesivo termofusible queda expuesto al calor durante menos tiempo, con lo que la formación de carbonizado en el sistema también se reduce. Con un volumen mínimo de fusión, el adhesivo caliente queda expuesto al calor durante menos tiempo y la cámara se llena de adhesivo nuevo rápidamente. Al reducir el carbonizado, también disminuyen las pérdidas de material y las obstrucciones en las boquillas, lo que, a su vez, supone un descenso en las necesidades globales de mantenimiento y en los tiempos de parada de las líneas.

Hable con un ingeniero